martes, 26 de octubre de 2010

Ecología y civilización.


La "crisis ecológica" no es más que la crisis de nuestra civilización. Los humanos estamos destruyendo el medio ambiente que nos sostiene con nuestro exagerado consumo de recursos. Llegará un momento en que el planeta no podrá mantener nuestra civilización. Y será ésta la que primero se derrumbe. El planeta seguirá manteniendo a los organismos que se adapten a la nueva situación, unos organismos que no necesiten tanto intercambio de energía con su medio ambiente.
A los hombres sólo nos quedan dos opciones: o cambiamos nuestra civilización para que consuma menos recursos ambientales, o esperamos a que el sistema colapse y "sálvese quien pueda". Sea cual sea, el resultado es un cambio en la civilización. Un cambio conducido y gradual o un cambio brusco y doloroso.
Personalmente soy bastante pesimista ante la posibilidad de un cambio gradual de civilización. La historia nos muestra que las civilizaciones tienen una inercia que sólo se para en seco con un derrumbe. Las crisis, como la que estamos pasando, cada vez serán más graves y nos obligarán a ir tomando decisiones en forma de bandazos.
La alternativa que veo es ir formando pequeñas sociedades humanas que empiecen a vivir con un modelo energético de mínimos, ecológico. Estas sociedades serán capaces de sobrevivir al colapso de la civilización en un medio ambiente más exigente. Los intentos por cambiar los hábitos y las políticas energéticas son lentos y muchas veces contraproducentes. Mi confianza en los que nos gobiernan es nula, sólo buscan su interés, y usarán las crisis de civilización para afianzar su poder hacia formas cada vez más absolutistas y dictatoriales. Corren malos tiempos para la libertad.
Mi recomendación es prepararse para lo que está por venir.